10 consejos para cuidar la vista mientras estudias

shutterstock_2120807768(FILEminimizer)

En este artículo te vamos a presentar 10 consejos para cuidar la vista mientras estudias. Te van a ser de mucha utilidad si estás en plena época de exámenes o estudiando una carrera porque los cuidados que tengas hoy se apreciarán en el futuro.

  1. Guarda las distancias con el libro o pantalla

Ya sea escribiendo unos apuntes, leyendo un libro o consultando algo en el ordenador o la televisión, debes mantener una distancia prudencial en todo momento. La distancia ideal que se debe mantener entre la pantalla y los ojos es de 50 a 70 centímetros, según publica el medio Computer Hoy en un post que puedes leer completo pinchando aquí.

  1. Minimiza el tiempo frente a las pantallas

A veces no es necesario quedarse leyendo un libro mirando fijamente la pantalla del ordenador, sobre todo si lo tienes en papel o si estas en una web que puede ser impresa. Tienes que intentar reducir el tiempo frente a las pantallas que irradian luz artificial.

  1. Ten una buena iluminación en la habitación

“A la hora de estudiar, se recomienda utilizar dos luces. Una luz que ambiente como puede ser la luz del sol, que entre por la ventana a la habitación y otra que alumbre bien la zona donde estudias como un flexo. De esta forma tus ojos sufrirán lo menos posible”, recomiendan desde Oposiciones de enseñanza, Preparadores de Oposiciones en Valladolid.

Si eres de los que estudia más de noche, reemplaza la luz del sol por la iluminación principal de la habitación, de tal manera que tu cuerpo no haga sombra sobre el escritorio donde estés sentado.

  1. Procura descansar bien

Debes evitar por las noches si tienes sueño estudiar. El cuerpo te envía mensajes sobre lo que necesita. Si se te cierran los ojos mientras estar intentando memorizar un párrafo, es el momento de parar de estudiar, irse a descansar y al día siguiente continuar con la vista descansada. De lo contrario, no solo sufrirán tus ojos, si no que no te concentrarás lo suficiente.

  1. No te olvides de parpadear

Parece una tontería, pero hay veces que cuando estamos concentrados leyendo algo, nos olvidamos de parpadear, lo que hace que los ojos se resequen. Algo tan simple y que el cuerpo hace de manera automática.

Cuando te encuentres con la concentración al máximo estudiando algo, recuerda prestar atención a si estas parpadeando o no. Haz una prueba y verás cómo es más normal de lo que parece. Te sorprenderás.

  1. Baja el brillo de las pantallas

Si puedes, baja el brillo de las pantallas hasta el 0 % o si no un 15 %, sobre todo si necesitas de estas para un largo periodo de tiempo. Si aún así, notas que tienes problemas recurrentes en la vista lo mejor es que consultes con un profesional y estudie tu caso particularmente.

  1. Protégete de la luz solar

Es importante protegerse de la luz solar, sobre todo cuando sales de un lugar oscuro hacia el exterior, como puede ser de tu casa o la universidad. Comprarte unas gafas de sol de cristales polarizados y homologados puede ser una gran inversión, pero asegúrate de que sean originales y sigan las normas de protección ocular.

  1. Evita estudiar muchas horas seguidas y toma descansos

Esto es únicamente para despejar la cabeza y cuidar los ojos puntualmente. Pero no es cuestión de esperar a que termine un temario para aflojar la vista. Puedes probar a mirar un momento en otra dirección, esperar unos pocos segundos sin necesidad de interrumpir el estudio. Esto hará que tu vista repose y no esté tan fatigada después de tantas horas de estudio.

  1. Visita a un oftalmólogo

El oculista puede diagnosticarte si tienes algún problema y solucionarlo dándote algún fármaco o haciéndote unas gafas. No hace falta ir únicamente cuando se detecta algún problema de enfoque o dolor de cabeza tras mucho tiempo de lectura. Hacerse un chequeo cada cierto tiempo es lo ideal, de hecho, recomiendan acudir al oculista al menos 1 vez al año.

Si nunca has ido al oftalmólogo debes saber que un chequeo de rutina es rápido y completamente indoloro.

  1. No fuerces la vista en exceso

Esto viene en consonancia con el punto anterior. Y es que, por ejemplo, si no alcanzas a leer algo en la pantalla del ordenador, puedes agrandar las letras o hacer zoom en la pantalla. Lo mismo deberías hacer en el móvil, escribiendo un mensaje de texto

Hasta aquí los consejos, esperamos que hayáis tomado nota. Por el bien de tu salud ocular, es conveniente que empieces a poner en práctica estos sencillos puntos. Una vez los hagas durante algunos días, se volverán parte de tu rutina diaria y los harás de forma automática evitando así que tus ojos sufran más de lo necesario.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest